Filmosofía: Zion

Zion. EU (2018). Dir. Floy Russ . 12 min.

Cuerpos fragmentados

Un joven que nació sin la mitad del cuerpo nos muestra justamente de qué está hecho un cuerpo. La mitad que falta en Zion sólo es evidente a partir de su relación con el otro. Zion nació completo, y es en el vínculo social que su falta emerge. La aparente fragilidad orgánica a la que algunos niños están expuestos al nacer, no constituye para el ser humano ningún impedimento para armarse de un cuerpo. 

Yendo más allá de los límites de su condición fue donde Zion halló un soporte para vivir. Esa construcción dio comienzo a una vida. Que el nombre de Zion se escriba con la última letra del alfabeto traduce bien el cúmulo de minusvalías que a partir del otro se van articulando en el recorrido del suj(alfab)eto.

Esta otredad de lo uno es la que aparece en falta. Con lo que se confirma que lo simbólico es el registro que introduce el par ausencia/presencia. Que el oficio de Zion sea la lucha es tan redundante en su transcurso vital que sobra señalarlo.

                                                                 Julieta Lucero y Alfonso Herrera

 

 Recursos:

  • Saito, Stephen. “Interview. Floyd Russ On Bringing Out A Wrestler’s Inner Fire in Zion”, The Moveable Fest, 13 de enero del 2019. Disponible en: https://moveablefest.com/floyd-russ-zion/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.